Search

Cultivo de maíz: guía completa y definitiva

Aprenda todo sobre el cultivo de maíz con esta guía completa. Descubra técnicas de siembra, elección de semillas, fertilización y más para maximizar el rendimiento.

julio 9, 2024
7
m de lectura
Fotos: Shutterstock, Cambiagro
Índice de contenido

El maíz (Zea mays) es uno de los cultivos más importantes y versátiles del mundo, siendo una fuente vital de alimento y materia prima para diversas industrias.

Su cultivo exitoso requiere atención detallada y conocimiento sobre múltiples aspectos, desde la preparación del suelo hasta la cosecha.

En esta guía completa, exploraremos cada etapa del proceso, proporcionando consejos prácticos y técnicas avanzadas para maximizar la productividad y calidad del maíz.

El cultivo implica una serie de pasos meticulosos que, cuando se realizan correctamente, garantizan un crecimiento saludable y una cosecha abundante.

Desde la elección de la semilla adecuada hasta el manejo efectivo de plagas y enfermedades, cada fase del cultivo demanda una planificación cuidadosa y una ejecución precisa.

Foto: Shutterstock

Suelo para maíz

El primer paso en el cultivo de maíz es la preparación adecuada del suelo

Es importante realizar un análisis de suelo para determinar su composición y necesidades específicas de nutrientes.

Este análisis proporciona información sobre niveles de nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), magnesio (Mg) y el pH, entre otras opciones, permitiendo ajustar la fertilización para satisfacer las necesidades del cultivo.

Preparación del suelo

  • Análisis de suelo: identifica las deficiencias y permite corregirlas antes de la siembra.
  • Mecanización del suelo: mejora la estructura del suelo, facilitando la germinación y el desarrollo radicular.
Foto: Freepik

Elección de la semilla de maíz

La elección de la semilla de maíz es un paso fundamental que determina en gran medida el éxito del cultivo.

Optar por semillas de alta calidad y que sean adecuadas para las condiciones específicas de su región puede marcar la diferencia entre una cosecha abundante y un rendimiento subóptimo.

Aquí presentamos algunos factores clave a considerar al seleccionar las semillas de maíz:

Adaptabilidad a la región

Es importante elegir variedades de maíz que estén adaptadas a las condiciones climáticas y de suelo del área.

Calidad de la semilla

Esto asegura una germinación uniforme y vigorosa. Las semillas certificadas garantizan que han sido sometidas a pruebas de calidad rigurosas y están libres de enfermedades y contaminantes.

Resistencia a plagas y enfermedades

Optar por semillas que sean resistentes a las plagas y enfermedades comunes en la región puede reducir la necesidad de tratamientos químicos y mejorar la salud general del cultivo.

Rendimiento potencial

El rendimiento potencial de las semillas también es un factor decisivo. Las semillas híbridas, por ejemplo, suelen ofrecer un mayor rendimiento en comparación con las variedades tradicionales.

Tratamiento de semillas

El tratamiento de las semillas antes de la siembra puede proporcionar una capa adicional de protección contra plagas y enfermedades.

Foto: Cambiagro

¿Qué labores se realizan en presiembra?

Antes de sembrar, es fundamental realizar una serie de prácticas que preparen el terreno y aseguren un buen comienzo para el cultivo de maíz.

Estas prácticas incluyen desde la adecuación del suelo hasta el manejo de residuos de cosechas anteriores:

Labranza cero

Labranza cero: la labranza cero es una técnica que evita la alteración del suelo, preservando su estructura natural y reduciendo la erosión.

Manejo de residuos de cosechas anteriores

Incorporar los residuos de cosechas anteriores al suelo mediante técnicas como la labranza mínima o cero puede mejorar la estructura del suelo y aumentar su contenido orgánico.

Mecanización del suelo

Aunque la labranza cero es beneficiosa, en algunos casos puede ser necesaria la mecanización del suelo para preparar adecuadamente el terreno.

Fotos: USDA, Shutterstock y Jason Kelley, UASYS

Siembra del maíz: todo lo que necesita saber

La siembra debe realizarse con precisión para garantizar una distribución uniforme y una profundidad adecuada:

  • Profundidad de siembra: las semillas de maíz deben sembrarse a una profundidad de 2 a 5 cm.
  • Distanciamiento: mantener un correcto espaciamiento entre plantas y surcos para evitar la competencia por nutrientes​.
profundidad-distancia-hileras-plantas-de-maiz
Fotos: USDA, Shutterstock y Jason Kelley, UASYS

Etapa vegetativa del maíz

Durante la etapa vegetativa, el maíz se logra establecer como una planta robusta y productiva.

En esta fase, el maíz pasa por varias sub-etapas que incluyen la preemergencia, emergencia y el desarrollo de hojas y raíces.

Un manejo adecuado en esta etapa asegura una planta sana y vigorosa, capaz de soportar la fase reproductiva y maximizar el rendimiento.

Preemergencia

La preemergencia es el período entre la siembra y la aparición de las plántulas sobre la superficie del suelo.

Emergencia

La emergencia ocurre cuando la plántula rompe la superficie del suelo y se expone al ambiente.

Desarrollo radicular del maíz

Por la raíz la planta absorbe agua y nutrientes. Durante las primeras etapas vegetativas, el sistema radicular se expande rápidamente, profundizándose en el suelo y formando una estructura extensa que soporta la planta.

Foto: Cambiagro

Fases de crecimiento vegetativo

Por la raíz la planta absorbe agua y nutrientes. Durante las primeras etapas vegetativas, el sistema radicular se expande rápidamente, profundizándose en el suelo y formando una estructura extensa que soporta la planta.

V1 a V6

Las fases V1 a V6 corresponden a las primeras etapas de desarrollo del maíz, donde se identifican por el número de hojas completamente desarrolladas.

En V1, una hoja verdadera está completamente expandida, y esto continúa hasta V6, donde la planta tiene seis hojas desarrolladas.

V7 a VT

De V7 a VT, el maíz entra en una fase de crecimiento rápido.

Durante estas etapas, se desarrollan más hojas y la planta aumenta significativamente en altura.

En esta fase, el maíz es muy sensible a la disponibilidad de nutrientes y agua, por lo que es vital mantener un buen manejo agronómico.

Foto: Cambiagro

Panícula o panoja

La panícula, o espiga masculina, emerge durante la etapa final del crecimiento vegetativo, generalmente en VT. Esta estructura es responsable de la producción de polen.

Etapa reproductiva en el maíz

En esta fase, el maíz florece y se forman las mazorcas. La demanda de nutrientes, especialmente nitrógeno, sigue siendo alta. Es importante mantener un buen manejo de fertilización y riego para asegurar un desarrollo adecuado del grano.

Foto: Cambiagro

Fertilización para el cultivo de maíz

La fertilización es un componente fundamental para el cultivo de maíz, ya que asegura que las plantas reciban los nutrientes necesarios para un crecimiento óptimo y una alta producción de grano.

La correcta aplicación de fertilizantes puede marcar la diferencia entre un cultivo exitoso y uno deficiente.

Foto: Shutterstock

Nutrientes clave

El nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K) son los nutrientes principales que el maíz necesita en grandes cantidades.

No se debe de olvidar que, aunque los elementos secundarios como el calcio (Ca), magnesio (Mg) y el azufre (S), y los elementos menores, entre estos el zinc (Zn), hierro (Fe) y boro (B) no entren en la categoría de macronutrientes, estos también son importantes.

Además, los fertilizantes pueden dividirse en dos grandes grupos:

  • Fertilizantes al suelo
  • Fertilizantes foliares

Y en el caso de las aplicaciones de nitrógeno (N) en el maíz, el uso de inhibidores de ureasa puede ayudar a reducir las pérdidas de nitrógeno por volatilización, asegurando que una mayor cantidad del nutriente esté disponible para las plantas​.

Conozca las principales plagas

El maíz enfrenta diversas plagas que pueden afectar su desarrollo y rendimiento.

Gusano cogollero (Spodoptera frugiperda)

Entre las más perjudiciales se encuentra el gusano cogollero (Spodoptera frugiperda). Este insecto ataca desde las plántulas hasta las mazorcas, masticando hojas y cogollos.

Para su control, es esencial identificar los primeros signos de infestación y aplicar insecticidas específicos. Además, el uso de técnicas de manejo integrado de plagas (MIP) que combinan métodos biológicos, culturales y químicos puede ser muy efectivo para minimizar los daños.

gusano-cogollero-sobre-hoja
Foto: Shutterstock

Chicharrita, gusano alambre y pulgones

Otra plaga importante es la chicharrita del maíz (Dalbulus maidis), que transmite enfermedades virales y micoplasmas que debilitan las plantas.

El gusano de alambre (Agriotes spp.) daña las raíces, afectando la absorción de nutrientes y agua, mientras que el pulgón del maíz (Rhopalosiphum maidis) reduce el vigor de las plantas al extraer savia.

Implementar prácticas culturales como la rotación de cultivos, el uso de semillas resistentes y la monitorización constante del cultivo son medidas preventivas clave.

Fotos: Shutterstock

¿Qué enfermedades afectan al maíz?

El maíz es vulnerable a varias enfermedades que pueden reducir su rendimiento.

Mancha de asfalto

Entre las más comunes está la mancha de asfalto, causada por hongos como Phyllachora maydis, Monographella maydis y Coniothyrium phyllachorae.

Esta enfermedad se manifiesta con pequeñas manchas negras en las hojas, que pueden fusionarse y formar áreas más grandes de tejido muerto.

hoja-infectada-con-mancha-de-asfalto-en-maiz
Foto: Kiersten Wise, Bugwood.org

Roya del maíz

Otra enfermedad importante es la roya del maíz, provocada por el hongo Puccinia sorghi.

Esta enfermedad causa pústulas (ampollas o protuberancias) marrón rojizo en las hojas, que afectan la fotosíntesis y pueden reducir el rendimiento.

Para el control de ambas enfermedades, se recomienda el uso de variedades resistentes, prácticas culturales adecuadas como la rotación de cultivos y la aplicación de fungicidas cuando sea necesario​.

hoja-de-maiz-enferma-de-roya
Foto: Emmanuel Byamukama, South Dakota State University

Malezas: uno de los grandes problemas

Las malezas son una amenaza significativa para el cultivo de maíz, ya que compiten con las plantas por nutrientes, agua y luz, lo que puede reducir el rendimiento y la calidad del grano.

Entre las malezas más comunes que afectan al maíz se encuentran Amaranthus spp. (bledo), Cyperus rotundus (coquito) y Echinochloa crus-galli (zacate), aunque estas pueden variar según el país.

Fotos: Shutterstock

Estrategias de manejo

Para un control efectivo de malezas, se recomienda implementar un manejo integrado que incluya:

  • Control cultural
  • Control mecánico
  • Control químico

Prácticas preventivas

El monitoreo constante del campo y la implementación de prácticas preventivas como la limpieza de equipos agrícolas y la utilización de semillas libres de malezas son fundamentales para mantener las infestaciones bajo control.

Un enfoque proactivo y multifacético garantiza un manejo eficaz y sostenible de las malezas en el cultivo de maíz.

Foto: Shutterstock

Cosecha: tiempos y prácticas

La cosecha debe realizarse cuando el maíz ha alcanzado su madurez fisiológica, indicada por la capa negra en el grano.

Es importante cosechar en el momento adecuado para evitar pérdidas y garantizar la máxima calidad del grano.

Estrategias de manejo

  • Manual: adecuada para pequeñas parcelas.
  • Mecanizada: requiere el uso de cosechadoras, adecuada para grandes superficies.
Foto: Shutterstock

En conclusión, el cultivo de maíz requiere una planificación y manejo cuidadoso en cada etapa del proceso. Desde la preparación del suelo hasta la cosecha, cada paso es importante para asegurar una producción exitosa y rentable de maíz.

Implementar prácticas agronómicas adecuadas y monitorear continuamente el cultivo permitirá maximizar los rendimientos y la calidad del grano.

0 0 votes
Calificación
Subscribirse
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

únase a más de 35 mil agricultores que forman parte de nuestra comunidad

¡Suscríbase a nuestro boletín mensual GRATIS!