Search

Científicos usan moscas y avispas para controlar chinches

El monitoreo es clave en el Manejo Integrado de Plagas. (Foto: Investiga CyT UNLP)

Un equipo de científicos de la Universidad Nacional de La Plata, en Argentina, está implementando un innovador método de control biológico para combatir las chinches en los cultivos de soja y otros productos hortícolas.

Esta técnica utiliza moscas y avispas, promoviendo un enfoque más ecológico en la gestión de plagas.

Desde la Facultad de Ciencias Naturales y Museo, en el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE UNLP-CONICET- CIC), los investigadores han estado estudiando las chinches que afectan gravemente a las producciones agrícolas.

Conozca más del Manejo Integrado de Plagas

Según la directora del proyecto, Fernanda Cingolani, el método se basa en “la capacidad de avispas y moscas parasitoides para atacar a las chinches, interfiriendo en su ciclo de vida y eliminándolas de manera natural“.

El control biológico es un enfoque que emplea organismos vivos para controlar las poblaciones de plagas, enfermedades y malezas. Con este método, es vital identificar a los enemigos naturales de las plagas presentes de forma espontánea en los agroecosistemas.

¿Cómo las controlan?

En este caso, las avispas parasitoides colocan un huevo dentro del huevo de la chinche. La larva que nace de este huevo consume a la chinche durante su desarrollo y, al completar su ciclo, emerge una avispa parasitoide adulta.

Las moscas parasitoides actúan de manera similar, colocando un huevo sobre el cuerpo de la chinche, cuya larva luego se introduce en el cuerpo de la chinche y la consume por dentro durante su desarrollo.

Cingolani explica que tanto las avispas como las moscas son inofensivas para los humanos, ya que no tienen veneno y solo consumen el polen de las flores.

Inofensivas para el humano

Sin embargo, durante su desarrollo, terminan matando a las chinches plaga. “Estas avispas y moscas nos ayudan a combatir las plagas, aprovechando ese servicio ecosistémico que la naturaleza nos regala, esa relación natural que hay en el ambiente”, señaló Cingolani​​.

La producción de estos enemigos naturales a escala comercial es una práctica común en muchos países del mundo, donde los productores los compran y los liberan en sus campos.

Además, existen iniciativas que promueven que los propios productores críen y mantengan la presencia de estos enemigos naturales en sus terrenos.

Las investigaciones del grupo de Ecología de Plagas y Control Biológico del CEPAVE se centran en entender la biología y ecología de las principales plagas agrícolas y sus enemigos naturales, principalmente parasitoides y depredadores.

En tendencia: Maíz guacho es clave para el control de la chicharrita

Evaluar las interacciones entre estos organismos es una tarea importante para desarrollar estrategias de manejo de plagas más eficientes.

Este proceso incluye monitoreos de las plagas y la recolección de insectos en el campo, seguidos de experimentos tanto en laboratorio como en el propio campo.

El objetivo final es desarrollar e implementar un manejo integrado de plagas con énfasis en el control biológico, aprovechando los recursos naturales propios de la región.

Fuente: Investiga Agencia CyT de la Universidad Nacional de La Plata

Su opinión es importante

5 1 vote
CALIFICACIÓN
Subscribirse
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

únase a más de 35 mil agricultores que forman parte de nuestra comunidad

¡Suscríbase a nuestro boletín mensual GRATIS!