Fertilizantes foliares, otra forma de aportar salud a las plantas

Aplicación de nutrientes en hojas ofrece resultados más rápidos

Con frecuencia, el cultivo presenta limitaciones de crecimiento, aborto de flores, malformaciones y cambio de color de las hojas (verde pálido o amarillo) que pueden estar asociados a deficiencias nutricionales. Esto influye en gran medida en su rendimiento, razón por la cual es indispensable garantizar la disponibilidad de los nutrientes en el momento en el que la planta lo necesita. Por ello, muchas veces no es suficiente basarse solo en la fertilización al suelo.

Por ejemplo, en algunos casos, la absorción de nutrientes desde el suelo es limitada cuando las plantas ya florecieron o las temperaturas son extremas. También podríamos mencionar que en los picos de crecimiento la planta requiere una mayor oferta de nutrientes de los que dispone, incluso en suelos bien fertilizados. Estos son algunos de los escenarios en los que la fertilización foliar es un aliado ideal para garantizar una correcta nutrición y óptimo desarrollo del cultivo.

Conozca los beneficios directos que ofrece este tipo de fertilización

1. Compensa la deficiencia de nutrientes en la planta de forma eficiente, permitiéndole asimilarlos más rápidamente.

En este sentido, los nutrientes penetran en el follaje, las hojas y el tallo, y se mueven a través de las corrientes internas minutos después de su primer contacto, abriendo un canal más (además de la raíz).

2. Garantiza la disponibilidad de nutrientes cuando la estructura del cultivo impide el proceso de fertilización en el suelo.

Por el difícil acceso que presentan plantaciones como el banano, plátano, maíz o caña, la aplicación de nutrientes sobre la planta es una opción alterna a la tradicional.

3. Ofrece a la planta los nutrientes que necesita aún cuando las condiciones climáticas, del suelo o cultivo no permiten que los tome desde la raíz.

En algunos casos, el suelo puede estar correctamente fertilizado, pero la capacidad de transportar nutrientes de la planta desde su raíz es limitada, por lo que es necesaria una vía alterna de ingreso de fertilizante. Además, climas extremos y pH ácidos o alcalinos podrían complicar la absorción de nutrientes.

4. Efectividad en costos al realizar la aplicación de fertilizantes foliares en conjunto con insecticidas o fungicidas.

Con una misma mezcla y pulverización se cubren dos necesidades, fertilizante/insecticida o fertilizante/fungicida, lo que ayuda a la nutrición de la planta y al control de las plagas y enfermedades.

5. Protegen contra el estrés hídrico.

Un cultivo con nutrición óptima ayuda a tener mejor resistencia cuando la demanda de agua es más alta que la cantidad disponible.

6. Mejoran la coloración de los frutos y prolongan la vida poscosecha.

Aplicaciones como el boro (B) en el tomate, por ejemplo, mejora el cuaje de los frutos y el transporte de nutrientes.

7. Contribuyen a proteger la planta contra enfermedades

Nutrientes como el calcio (Ca), el azufre (S) y el magnesio (Mg) y el zinc (Zn) incluidos en fertilizantes foliares ayudan a una mejor tolerancia de enfermedades, bacterias y virus.

8. Mejoran la tolerancia a los daños ocasionados por las plagas.

Cuando una planta tiene buena nutrición y niveles adecuados de ciertos nutrientes, como el azufre (S), esta tolera mejor un potencial ataque de plagas.

A continuación encontrará beneficios adicionales puntuales que aporta el uso de fertilizantes foliares a algunos cultivos en diferentes etapas:

Consideraciones para otros cultivos:

Recuerde tomar en cuenta que las pulverizaciones en la poscosecha y al final de la estación ayudan en cultivos perennes como los cerezos, uvas, damascos y duraznos, mientras que en almendros, pistachos, manzanos y perales su funcionalidad es escasa.

Asimismo, en los cultivos anuales (como arroz, maíz, frijol, tomate y pepino, entre otros), la mayor demanda de nutrientes se ubica en la fase máxima de desarrollo vegetativo, y en los arbóreos (frutales), durante el desarrollo de los frutos y semillas.

Para determinar el plan de fertilización foliar adecuado, es importante tomar en cuenta:

  • La demanda de nutrientes cambia durante el ciclo de vida de la planta.
  • Si aplica fertilizantes foliares con nitrógeno (N), la temperatura ambiental debe estar entre los 20 y 28 °C y  asegurarse que haya luz solar al menos una hora después de su aplicación.
  • Si las hojas de su cultivo tienen cutículas gruesas y cerosas, su penetración es baja. Pero puede aplicarlo en el tallo o añadir a la mezcla adherentes o surfactantes para una mejor respuesta.
  • Se recomienda verificar el estado del tiempo para evitar que la lluvia lave la fertilización.

únase a más de 18 mil agricultores que forman parte de nuestra comunidad

¡Suscríbase a nuestro boletín mensual GRATIS!