Categories
Buenas prácticas agronómicas

Las 7 maravillas del alto rendimiento del maíz

Las 7 maravillas del alto rendimiento del maíz

El clima y el nitrógeno aportan más de la mitad del rendimiento total del cultivo de maíz, que unidos a otros factores conforman las claves del éxito en la cosecha

Lograr un óptimo desarrollo de las plantas de maíz y una buena cosecha son dos de los principales temas a los que se enfrentan los productores cada ciclo. El rendimiento que pueden alcanzar en los cultivos se ve afectado por varios factores, lo que representa un gran reto.

En este sentido, el Ph. D. Fred Below y su equipo del Laboratorio de Fisiología de Cultivos (Crop Physiology Laboratory, en inglés), de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, quienes realizan investigaciones continuas dentro y fuera del campo, determinaron en un estudio que el rendimiento del cultivo de maíz está relacionado con 7 factores principales, siendo estos: el clima, el nitrógeno, la selección del híbrido, el cultivo anterior, la densidad de población, la labranza y los reguladores de crecimiento.

La búsqueda de un alto rendimiento de maíz está relacionado con el crecimiento de la población y el área de tierra para cultivar. (Foto: Cambiagro®)

A continuación, presentamos el trabajo de Below y su equipo llamado Las 7 maravillas del alto rendimiento del maíz (The Seven Wonders of the Maize Yield World, en inglés).

Según el experto, uno de los motivos para buscar avances en el alto rendimiento de maíz se origina desde la premisa que la población mundial aumenta y se tiene menos área de tierra para cultivar.

Asimismo, hace énfasis en que hay más factores de los que provee en su lista, pero los más importantes y los que puede demostrar científicamente (por el momento) son 7. Además, afirma que aún está en busca del número 8; sin embargo, el aporte que da al cultivo sería inferior al último de su lista (el regulador de crecimiento, que en 16 t/ha de rendimiento aporta 0.6 t/ha (10 bushels/acre, por su medición en Estados Unidos)) dentro de la medición, lo que lo convierte en difícil de cuantificar.

En su estudio, Below concluye científicamente que es posible aumentar el rendimiento de maíz si se les da atención especial a los 7 factores, algo que en la práctica demuestran agricultores como David Hula, quien ha roto cuatro récords mundiales de rendimiento de maíz. El más reciente, en 2019, alcanzó 38.7 t/ha (616 bushels/acres), superando su primer récord obtenido en 2013, de 28.5 t/ha, en el Concurso Nacional de Rendimiento de Maíz de la Asociación Nacional de Productores de Maíz (NCGA, por sus siglas en inglés).

Las 7 maravillas del alto rendimiento del maíz

Los factores se clasifican de mayor a menor incidencia en el rendimiento del cultivo. Entre más arriba está un factor en el listado, más control tiene sobre el resto de factores; además, existe interacción entre estos.

El clima como factor 1 del alto rendimiento del maíz

El clima es el factor que más influye en el cultivo de maíz y en el resto de las 7 maravillas. Además, es fundamental para que la planta haga uso, tenga disponibilidad y evite pérdidas de nitrógeno (el segundo factor) y el resto de nutrientes. En este sentido, la investigación y tecnología aportan herramientas para mitigar los impactos negativos de sequías, altas temperaturas o lluvias extremas.

El correcto manejo de la información de este factor puede significar una ganancia de +4.4 t/ha (+70 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

El nitrógeno como factor 2 del alto rendimiento del maíz

Solamente un escalón abajo del clima, Below deja al nitrógeno como el segundo factor más importante para un rendimiento de maíz exitoso.

Agricultores como el colombiano Andrés Arango, protagonista de nuestra miniserie Secretos para lograr el máximo rendimiento del maíz, recomiendan que la aplicación de nitrógeno debe de ser fraccionada en tres fases, 20 % al momento de la siembra, 40 % antes de V6 y 40 % antes de V12. También indica que por cada tonelada de grano producida se requieren 22 kg de este macronutriente.

El correcto manejo de la información de este factor puede significar una ganancia de 4.4 t/ha (70 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

Durante su investigación, Below recuerda que la respuesta de este factor fue limitada durante la sequía de 2005 en Estados Unidos, logrando solo 1.3 t/ha (20 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

Si las condiciones son favorables, el clima y el nitrógeno definen más del 50 % del rendimiento potencial del cultivo.

Selección de híbrido como factor 3 del alto rendimiento del maíz

Esta es una decisión importante para el agricultor. La elección se debe basar en factores como el clima y tipo de tierra, entre otros. El rendimiento del híbrido es influido por la tolerancia a las condiciones del clima, la densidad de la población y la fertilización, sobre todo, de nitrógeno (N).

En la investigación, Below muestra que las características biotecnológicas del híbrido ayudan a controlar plagas, como el gusano de la raíz del maíz (Diabrotica virgifera). La protección contra la plaga aumentó el rendimiento del maíz, incluso sin aplicar fertilizantes.

El correcto manejo de la información de este factor puede significar una ganancia de 3.1 ton/ha (50 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

El cultivo anterior como factor 4 del alto rendimiento del maíz

En los estudios de Below, la siembra continua de maíz y la rotación con otro cultivo (en el caso específico de este estudio, la soya) influyen en la disponibilidad de nutrientes claves en el suelo (nitrógeno (N) y fósforo (P)).

Entre los beneficios de tener datos precisos del cultivo anterior están una mejor nutrición y baja incidencia de plagas y enfermedades, sobre todo, en las primeras etapas de desarrollo de maíz.

No hacer rotación de cultivos y la acumulación de residuos reduce el desarrollo y rendimiento. El equipo de Below investiga las causas de esta reducción y la eliminación de residuos de maíz.

Además de la soya, la rotación de los cultivos de maíz con leguminosas es más beneficiosa, porque estas dejan una reserva importante de nitrógeno en el suelo.

El correcto manejo de la información de este factor puede significar una ganancia de 1.6 t/ha (25 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

La densidad de población como factor 5 del alto rendimiento del maíz

La densidad de la población está íntimamente relacionada con un mayor rendimiento de maíz. Según el equipo de Below, en 2009, las poblaciones superiores a 38,000 plantas por acre causaron una disminución lineal en el rendimiento del grano, esta respuesta está ligada al clima, la disponibilidad de nitrógeno y el tipo de híbrido.

No todos los híbridos se crean de la misma manera en su capacidad para tolerar densidades de población. Actualmente, Below trabaja en identificar híbridos (también llamados caballos de carreras) que responden de forma positiva al nitrógeno y poblaciones adicionales.

En 2011, este ensayo mostró que los híbridos actuales oscilaron entre una disminución de 1.6 t/ha (25 bushels/acres) y un aumento de casi 0.7 t/ha (12 bushels/acres) a medida que la población de plantas aumentó de 32,000 a 45,000 plantas por acre.

El correcto manejo de la información de este factor puede significar una ganancia de 1.3 t/ha (20 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

Algunos híbridos responden bien a campos con mayor densidad de población. (Fotos: Cambiagro®)

La labranza como factor 6 del alto rendimiento del maíz

La forma en que se realiza, tiempo y grado pueden variar dependiendo de la zona o cultura. El clima y el suelo son los mejores indicadores para aplicar el correcto sistema de labranza para una zona particular.

Para este estudio, Below y su equipo compararon los resultados entre un suelo con cultivo continuo de maíz y otro con rotación de cultivos (soya). En el primero se requirió labrar para enterrar los residuos de maíz acumulados y trabajos adicionales para preparar el suelo. En cambio, el lado en el que se sembró soya, preparar la tierra para la siembra requirió una labranza mínima.

El correcto manejo de la información de este factor puede significar una ganancia de 0.9 t/ha (15 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

El correcto sistema de labranza es importante para una siembra de maíz exitosa. (Foto: Cambiagro®)

Reguladores de crecimiento como factor 7 del alto rendimiento del maíz

Este factor se refiere a los productos que ayudan al crecimiento y el rendimiento del maíz, como tratadores de semillas y fungicidas, entre otros.

Cuando se usan correctamente, los reguladores de crecimiento ofrecen un impulso óptimo al cultivo. Con condiciones adversas de clima, el uso de estos productos es importante para que la curva de rendimiento no caiga.

El correcto manejo de la información de este factor puede significar una ganancia de 0.6 t/ha (10 bushels/acres) en 16.3 t/ha (260 bushels/acres) de maíz cosechados.

Explicaciones finales del Ph. D. Fred Below y su equipo

El estudio sugiere requisitos previos, como drenaje, control de plagas y malezas, pH adecuado del suelo y niveles óptimos de fósforo y potasio.

Actualmente, el equipo también estudia y experimenta con los fungicidas nitrogenados, híbridos, poblacionales, de estrobilurina, así como la fertilidad extra de fósforo.

También, se midió un aumento de rendimiento de hasta 3.1 t/ha (50 bushels/acres) con un sistema de gestión de alta tecnología de cinco factores que incluye fertilidad extra de fósforo, nitrógeno protegido contra el clima, un híbrido protegido contra insectos y un fungicida de estrobilurina aplicado en VT/R1.

Junto a su equipo, Below tiene investigaciones en curso de cultivos de maíz y soya. (Foto: University of Illinois Urbana-Champaign)

¿Quién es el Dr. Below?

Es profesor de Fisiología Vegetal de la Universidad de Illinois, Estados Unidos. En esa casa de estudios se graduó de la carrera de Ciencias Agrícolas; además, tiene maestría y doctorado en Agronomía.

NOTA FINAL: este artículo fue desarrollado tomando como base el estudio del Ph. D. Fred Below y su equipo de la Universidad de Illinois, Estados Unidos.

únase a más de 18 mil agricultores que forman parte de nuestra comunidad

¡Suscríbase a nuestro boletín mensual GRATIS!