¡6 claves para una siembra de maíz exitosa!

Un proceso de siembra adecuado es indispensable para promover el correcto desarrollo de la planta de maíz. Para garantizar una siembra exitosa, hemos recopilado una serie de consejos que prometen la adecuada germinación de la semilla:

1

Realizar un análisis de suelo

El objetivo de este análisis es identificar las necesidades del suelo en el que se realizará el cultivo. Este proceso despliega valiosa información, que permite aplicar al suelo las fórmulas adecuadas para el correcto desarrollo del cultivo. Un análisis de suelo mide el nivel de elementos que tiene disponible (potasio, fósforo, magnesio, nitrógeno, etc.), textura y PH del suelo. Por medio del análisis de suelo, es posible conocer la disponibilidad o carencia de un elemento en particular. Asimismo, el análisis de suelo nos permite identificar carencia de nutrientes para aportarlo por medio de la fertilización.
Para el maíz existen ciertos parámetros recomendados por cada 1000 kg de grano producido:

Sin embargo, es importante considerar que el requerimiento de nutrientes depende del número de plantas por manzana.

2

Realizar una mecanización de suelo

Un suelo más suave permite que la semilla germine más fácilmente y desarrolle un óptimo sistema radicular. Adicionalmente, la mecanización del suelo permite la aeración del mismo e incorpora materia orgánica disponible.  

Este proceso se puede llevar a cabo por medio de maquinaria de labranza y arado. Se recomienda realizarlo antes de la siembra, una o dos veces al año.

3

Manejar un correcto distanciamiento

El distanciamiento entre plantas y surcos impacta el desarrollo del cultivo. Si no se maneja un distanciamiento adecuado, es posible que las plantas no logren absorber los nutrientes necesarios ya que compiten unas con otras por los nutrientes disponibles en el suelo. El resultado será una planta más frágil y con poca resistencia al viento. 

4

Sembrar a una profundidad adecuada

El grano de maíz debe de sembrarse a una distancia de aproximadamente de 2 a 5 centímetros de la superficie.

Para aquellos agricultores que utilizan maquinaria sembradora para manejar el distanciamiento y profundidad de la siembra, es importante asegurarse que esta se encuentre en buen estado y que el tamaño de la semilla sea el adecuado para la calibración que están manejando.

5

Sembrar en suelo húmedo

Uno de los errores más comunes es sembrar cuando en un suelo seco. Se recomienda humedecer el suelo previo al proceso de siembra, ya sea por medio de un sistema de riego o bien esperar a que llueva para luego realizar la siembra.

El objetivo es llevar a cabo el proceso en un suelo húmedo para que la planta germine adecuadamente. Es importante recalcar, que la humedad no debe llegar al punto de encharcamiento ya que el exceso de agua no permite una adecuada germinación. 

6

Aplicar un tratador de semillas

Es indispensable tratar la semilla con un insecticida y fungicida, para protegerla y que esta esté libre de plagas. El tratador se debe aplicar el mismo día de la siembra, con una dosis de 100 cc de producto para cada bolsa de semillas (40-44 libras). Luego de aplicarlo, se debe mezclar bien y posteriormente colocarse en un lugar para que se seque en la sombra.

Se recomienda combinar con un bioestimulante y un fungicida, para obtener los mejores resultados. 

Suscríbase GRATIS a Nuestro Blog

únase a más de 14 mil agricultores que forman parte de nuestra comunidad

¡Suscríbase a nuestro boletín mensual GRATIS!