Evite la resistencia de malezas

Le compartimos las mejores prácticas

Uno de los retos que se enfrentan en la agricultura, es la presencia de plantas no deseadas o malezas que compiten con el cultivo por los mismos 4 recursos: agua, nutrientes, espacio y luz.

AGUA

NUTRIENTES

ESPACIO

LUZ

Maleza: cualquier planta que se desarrolle en un medio no deseado.

Por ejemplo: una planta de maíz, es considerada como una maleza si aparece en un cultivo de soya, pero no lo sería si estuviera en el cultivo mismo de maíz.

Las estrategias de control de malezas, idealmente, deben formar parte de un programa de manejo integrado del cultivo que ofrece las condiciones ideales para que el cultivo desarrolle su máximo potencial.

Uno de los componentes de este manejo integrado, es el manejo químico por medio de herbicidas, el mismo que algunos agricultores priorizan y que convierten como única estrategia de manejo de malezas.

Sin embargo, se pueden identificar ocasiones en las estas malezas desarrollan resistencia a ciertos compuestos contenidos en los productos destinados a eliminarlas. En este momento es común empezar a utilizar dosis más altas del herbicida porque el producto “ya no es efectivo”.

Lo que frecuentemente no se tiene en cuenta, es que la utilización de un solo mecanismo en repetidos intentos de control acelera el proceso de resistencia en la maleza, y promueve que esta se disperse en el cultivo.

A continuación, le presentamos una tabla que le permitirá evaluar sus métodos de control y asociar el riesgo que estos representan para su cultivo. Asimismo, podrá identificar oportunidades de mejora para minimizar el riesgo de resistencia de malezas en su cultivo:

El control cultural puede realizarse mediante cultivo, quema de rastrojos, cultivos competitivos, semilleros rancios, etc.

Siempre será una buena herramienta involucrar el mayor número de mecanismos de acción en la rotación para el control de malezas. Incluso en un mismo momento, utilizar diferentes mecanismos ayudará a retrasar la aparición de los eventos de resistencia.

Recuerde siempre que el control más efectivo de los problemas fitosanitarios es aquel que no permitió un impacto económico en la producción, es ahí donde el monitoreo, la eficacia del diagnóstico y la velocidad en la implementación de la solución juegan un rol de gran importancia cerrando las brechas para lograr controles exitosos.

Lo motivamos a dar una segunda mirada a las prácticas de control que utiliza y de ser necesario implementar acciones correctivas. De esta forma permitirá a su cultivo desarrollar su máximo potencial.

Figura 2. Evaluación del riesgo de resistencia – Fuente: www.hracglobal.com

Pieza desarrollada por:
Profesionales    

Fecha: Viernes, 11 de diciembre de 2020

Suscríbase GRATIS a Nuestro Blog

únase a más de 14 mil agricultores que forman parte de nuestra comunidad

¡Suscríbase a nuestro boletín mensual GRATIS!